El Juego, Read Dreams

La Importancia del Juego Libre

Analicemos un poco, ¿qué tanto jugamos con nuestros hijos?, ¿cuántas veces al día detenemos nuestras actividades y nos sentamos con ellos o salimos a jugar?. No estoy hablando del tiempo general que les dedicamos cada día para darles de comer, llevarlos a fiestas, clases, deberes, etc. Me refiero a tiempo de juego libre, porque no por ser libre significa que no debemos estar presentes. Entonces, ¿qué es el juego libre?.

Se le llama juego libre a aquellas actividades/juegos que no requieren de una estructura de tiempo, materiales, participantes, etc, sino de el enfoque y concentración que se le da.

Para los niños, desde que nacen, el juego significa aprendizaje, jugar es aprender. Piensa en un recién nacido, su “juego” principal es la observación de un mundo nuevo, el comenzar a mover su cuerpo sin control ni intención alguna. Cerca de los 4 meses, comienzan a tomar objetos con sus manos, seguimos sin intención de movimientos. A los 6 meses aproximadamente, sus movimientos empiezan a ser más intencionados y es ahí cuando llega la exploración. ¿Qué pasa si no dejamos a los niños explorar libremente?, se pierden de aprendizajes que les sirven para desarrollarse.

Como adultos, conforme crecemos nos hacemos más cuadrados, más estructurados y tenemos la necesidad o costumbre de querer controlar lo que nuestros hijos hacen, a lo que juegan, cómo juegan, etc. No digo que no estemos presentes, por supuesto que debemos estarlo, sin embargo el dejarlos explorar y conocer su alrededor sin que escuchen un “no te ensucies”, “no entres ahí”, “no toques eso”, “no”, “no”, “no”, produce en ellos mayor seguridad e independencia.

El juego libre consiste en dejar a los niños explorar en un área adecuada a su edad y delimitada de manera que no se sientan que están siendo limitados. Claro, en la vida existen límites, reglas y actitudes que ayudan a una mejor convivencia, pero de eso hablaremos en otro artículo.

El juego libre no solamente los ayuda a desarrollar sus sentidos y aprendizajes, sino que también les ayuda a descubrir qué les interesa y qué no, para qué son buenos y para qué no tanto. Como papás, una de nuestras mayores preocupaciones es que nuestros hijos sean felices, que hagan lo que los haga sentir felices. Pues el juego libre nos ayuda a descubrir y potencializar esas habilidades que van desarrollando desde que son pequeños, por eso la gran importancia de estar presentes, mientras ellos exploran, nosotros observamos y potencializamos.

Ejemplo: mi hijo tiene tan solo un año y un mes y gracias al juego libre descubrí que posiblemente demuestra una habilidad motriz fina. Toma el lápiz, plumón, pluma, lo que sea, de la manera correcta y raya la hoja sin soltar sus dedos de pinza. Yo jamás le enseñé eso, tiene un año, y un día durante juego libre en su cuarto, mientras yo trabajaba, tomó mi pluma y empezó a rayar en mi libreta. ¿Qué hubiera pasado si yo, en ese momento le quito la pluma y le digo “ésta es peligrosa te puedes picar un ojo”? nunca hubiera descubierto esa habilidad. Sin embargo decidí observar

Es importante observar lo que nuestros hijos juegan y cómo lo hacen. El juego libre no solamente beneficia a los niños en desarrollar su creatividad e imaginación, sino que también nos beneficia a los padres ya que vemos a nuestros hijos con una independencia y seguridad en sí mismos que los ayudará a lograr muchas cosas en el futuro.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *